Category Archives: Educació

Seminario en el CEMS: “Juventudes en contextos de exclusión: América Latina y Venezuela”

El CEMS tiene el agrado de invitaros al seminario-conversatorio “Juventudes en contextos de exclusión: América Latina y Venezuela”, a cargo de Ybelice Briceño (Universidad de Venezuela-UAB), el jueves 28 de novembre de 2013 a las 18 hs. en el Auditorio “Mercé Rodoreda” del campus de Ciutadella de la UPF.

Continua llegint

Anuncis

“Perspectives” per a l’anàlisi, la reflexió i la lluita popular

Dijous 17 de desembre es presenta Perspectives, una publicació que neix amb voluntat anual de pensament i anàlisi crítica per a l’acció. És editada per EspaiFàbrica. La presenten com una eina per a la reflexió, la definició de les línies de confrontació i la identificació dels reptes als que caldrà que els moviments socials i polítics donin resposta. Aquest 2013 es presenta el primer número i és desitjable que en vinguin molts més. En aquesta ocasió podem trobar aportacions dedicades a l’economia, l’educació, la sanitat, el sindicalisme, el populisme punitiu, el sobiranisme, el feminisme, l’habitatge…   S’ha intentat que les persones que participen a la publicació siguin protagonistes dels debats i les lluites actuals…Més informació.

La presentació de la publicació serà aquest dijous 17 d’octubre a Can Batlló (Mapa) amb la presència de Manel Lopez, Maria Rodó, Jordi Martí, Gemma Ubasart, Albano Dante, Jordi Mir, Pau Llonch, Silvia Alberich, Jaume Asens, Isabel Vallet i un membre d’Enconstrucció (Plataforma de treballadores de Telefònica). Més informació.

Perspectives ens pot ajudar a conèixer, pensar, dialogar, debatre, acordar i actuar . Objectius imprescindibles en la nostra realitat actual. Necessitem Perspectives i continuar avançant.

Image


Las aulas están vacías

Imagen

Como cada año, llega el final de curso y las aulas de la universidad quedan “obsoletas”. Nada parece haber pasado por allí en los últimos días, y sin embargo, hace menos de una semana, el patio estaba repleto de estudiantes repasando apuntes, comentado exámenes o retocando trabajos de última hora. No sabemos cuántos de estos estudiantes volverán a las aulas en septiembre, pues según algunas fuentes, en el próximo curso, quedarán fuera de la universidad unos 30.0001.

Esta semana conocíamos la noticia: “al menos 30.000 estudiantes universitarios (un 2,3% del total) corren riesgo de ser expulsados de los campus españoles por no poder pagar las matrículas”. 30.000, han leído bien. La subida de tasas de las matrículas de los grados y posgrados universitarios —hasta 540 euros más de media en la primera matrícula—, unida a la disminución de becas al endurecerse los requisitos académicos —del 5,5 de nota media ahora se pide un 6,5— provocarán que en el próximo curso miles de estudiantes queden al margen del sistema universitario. Y no por voluntad propia, sino porque los expulsan.

Como la campaña lanzada hace unos meses por “Juventud sin Futuro” sobre la necesidad de emigrar de los jóvenes españoles para buscan oportunidades laborales fuera del país2, en el caso de la universidad pública, se repite el mismo mensaje: “No nos vamos, nos echan”. Y nos echan a través de políticas económicas que justifican recortes y austeridad en la institución pública. Nos echan como estudiantes y como becarios, pero también, como futuros profesores, trabajadores, investigadores y profesionales de diversos ámbitos.

Cuando hace años discutíamos sobre las consecuencias que el Plan Bolonia tendría sobre las universidades españolas, no imaginábamos hasta qué punto la combinación de “Bolonia” con la actual crisis económica provocaría un estado tan alarmante en la educación superior. En pocos años hemos visto cumplirse muchos de los riesgos que ya advertía el movimiento universitario “antibolonia”: subida de tasas, reducción de becas, endeudamiento de los estudiantes, recortes presupuestarios en los departamentos y facultades, reducción de profesorado, aumento de la precariedad laboral entre el personal docente y administrativo, etc.

El impulso de políticas a “coste cero” nos ha encaminado hacia un modelo de universidad privada (finciación privada, acceso restringido, becas selectivas, etc.), cuya máxima predilecta “menor inversión, mayores beneficios” cada vez se aplica a más ámbitos de la “universidad-empresa”. Las aulas son ahora espacios con costes y beneficios, y las clases impartidas, sólo una excusa más para mantener una estructura que genere “rentabilidad”.

El principal problema al que nos enfrentamos hoy, por tanto, ya no tiene que ver con la universidad de masas que cuestionaba la calidad de la educación y las posibilidades del acceso universal, sino todo lo contrario: el problema hoy, si no lo conseguimos revertir, es el desmatelamiento de la universidad pública y la elitización de la educación superior. El vaciamiento de las aulas acecha sobre nuestras universidades, y la máxima “todo para los estudiantes, pero sin los estudiantes” cada vez más, se nos impone como una realidad dada.

– “Disculpe profesor, ¿se puede?”. – “No insista joven, las aulas están vacías”.

1“Mas de 30.000 universitarios al borde de la expulsión por impago” . Diario El País, 17/06/2013. http://sociedad.elpais.com/sociedad/2013/06/17/actualidad/1371499455_460313.html


Pensar bien las preguntas antes que ofrecer simples respuestas (English riots August 2011, 29S, 29F, 29M…)

Tenemos ya demasiadas experiencias de cómo después de unas movilizaciones que incorporan alborotos una parte de la opinión publica/publicada se centra en lo episodios llamativos de violencia. Uno de los últimos casos, la huelga de universidades del 29 de febrero, pero podriamos recordar otros como la huelga general del 29 de septiembre de 2010. Muy pocas veces surgen preguntas serias que busquen entender lo qué está ocurriendo sin prejuicios ni voluntad de respuestas fáciles. Justo antes del 29 de Marzo, fecha para la que está convocada una huelga general en España,  hemos tenido noticia de la presentación de un informe  [5 days in August. An interim report on the 2011 English riots, Darra Singh (Chair)] dedicado a investigar las causas de las revueltas que tuvieron lugar en Londres y otras ciudades británicas en agosto de 2011.

Es pronto para valorar sus contenidos y propuestas, pero conviene quedarse con el ejercicio de intentar entender lo que ocurre en nuestra sociedad sin caer en simplificaciones, atendiendo a las diversas causas que están implicadas. Los motivos que explican lo ocurrido aquellos días, de acuerdo con el estudio, poco tienen que ver con muchas de las simplificaciones difundidas en un primer momento. Como sociedad deberíamos aprender, cuanto antes mejor, el daño que hacen las simplificaciones, las banalidades, la propaganda interesada… Y lo necesario que resulta desarrollar este tipo de investigaciones para conocer mejor aquello que podemos desconocer y que emerge de manera sorprendente en fechas como las ya conocidas y tantas de las que están por llegar. Mañana 29M puede ser otra de estas fechas.  Antes de ofrecer rápidas, simples y contundentes respuestas, convendría pensar bien las preguntas.


La primavera valenciana continúa


Continúan las movilizaciones en Valencia en solidaridad con los estudiantes del Instituto Lluís Vives. La “primavera valenciana” continúa….


La primavera valenciana

Por Jordi Calvo

Hay quien ha utilizado el trending topic primaveravalencia para referirse a las protestas de Valencia de los últimos días, respondidas con brutalidad policial. Se trata, sin duda, de un término exagerado, provocativo y para hacer eso mismo: un trending topic de twitter. Pero en Valencia hay elementos, más de dos y de tres, que hacen que no esté tan lejos de las primaveras árabes. Primero, el gobierno valenciano es de una de las derechas más conservadoras que haya conocido Europa. Segundo, los políticos en el poder del Partido Popular  están envueltos en infinidad de casos de corrupción, muestras de arrogancia y son protagonistas de demasiadas inversiones fastuosas, dignas de las dictaduras árabes. En tercer lugar, la gente de la calle, entre la que me cuento como valenciano, estaba paralizada, pensaba que nada podía cambiar, que salir a la calle no servía de nada, porque nunca dejarían el poder quienes durante tantos años lo han atesorado. Cuarto, porque esta misma gente ha visto que son más de los que pensaban, que quienes quieren cambiar las cosas quizá sean hasta mayoría, que el PP se había dedicado a dormir a la ciudadanía con coches de carreras, veleros y aeropuertos sin aviones, pero que, aun así, el pueblo valenciano está despertando. Y quinta semejanza entre Valencia y una dictadura árabe: la policía ha seguido la estrategia de amedrentar, de dar una lección,  del “despues de ésta, ya no volveréis a protestar, niñatos”, del uso de la violencia indiscriminada y desproporcionada ante las manifestaciones ciudadanas.

Solo hay que ver las imágenes. La valenciana ha mostrado ser una policia antidemocrática, muy gris, que ha herido a numerosos adolescentes y que se ha aplicado con tal violencia que nos hace pensar que necesita una limpieza, empezando por la delegada del gobierno en Valencia (porque alguna orden habrá dado para que la policia actúe de ese modo), seguida por el Jefe Superior de Policía valenciano (que ha llamado “enemigos” a los adolescentes) y acabando con aquellos policias que han usado la violencia de forma indiscriminada contra adolescentes que solo pedían una mejor educación para todos (también para los hijos de los policías que les inflaban a porrazos). La educación pública en Valencia es desastrosa, ya están cerca de que haya más clases en barracones provisionales que en centros de ladrillo. La sanidad está en el abismo, no paga ni los medicamentos y un largo etcétera…Son otra vez los jóvenes quienes nos dan una lección y nos apelan para que seamos todos quienes salgamos a las calles valencianas a pedir un cambio político que nos devuelva la esperanza (y la honestidad) que tanta falta hacen en esta tierra.

Publicado el 21 de febrero en Diario de un altermundistahttp://blogs.publico.es/altermundista/678/la-primavera-valenciana/


Estudiantes chilenos por la educación


%d bloggers like this: