Tag Archives: 19J

15-M: Transitando entre la autonomía, la radicalidad y el nuevo “sentido común”

Por Joseba Fernández

La imprevisibilidad en movimiento: conquistando espacios del “sentido común”

Plantear hipótesis de futuro sobre el movimiento 15-M no deja de ser, prácticamente, un juego estéril de futurología. El carácter irrepresentable e innombrable del mismo, su laxitud programática, su estructuración cambiante o, simplemente, su radical dinamismo e imprevisibilidad lo convierten en un movimiento que avanza en lógicas distintas a las de las hipótesis estratégicas o de la “razón política” clásica.

Sin embargo, esta ausencia de una definición y de unos límites del propio campo ha servido para poder convertir al movimiento en la expresión política antagonista del malestar social. Así, en las primeras semanas, el movimiento se configuró como un espacio neutro en el que todo cabía, y en el que a base de muchas dosis de virtud y fortuna se avanzaba hacia un nuevo escenario de la resistencia social. Sin esquemas preconcebidos y sin teorías estrechas en las que encajar la realidad social, pero con grandes dosis de inteligencia colectiva y de ensayo-error, el movimiento ha conseguido alterar el desesperante curso de los acontecimientos de este país. Continua llegint

Anuncis

Las movilizaciones del 15-M han sido exitosas. ¿Le alcanzarán las fuerzas para sostener su proceso?

Entrevista de Mundu Berriak a Joseba Fernández

Experto en Movimientos Sociales, investigador pre-doctoral en el Departamento de Ciencia Política y de la Administración de la UPV-EHU. Ha participado como activista del movimiento 15-M.

Mundu Berriak: Hace más de tres décadas el Estado español sale de la dictadura hacia al Estado social, de Derecho y Democrático. Para muchos países ha sido un ejemplo de lo que debería ser un Estado de Bienestar tras superar un conflicto dictatorial, sin embargo, las movilizaciones de este último mes muestran que las cosas no están bien ¿Por qué crees que estalla esta movilización denominada 15-M, una de las más importantes desde el periodo de transición?

Joseba Fernández: Vayamos por partes. De un lado, lo primero, negar esa visión “dulcificada” de la Transición española que ha sido presentada, desde las élites, como un ejemplo para otros casos de transiciones políticas. Lo acabamos de ver, recientemente, en el caso de las revueltas de la primavera árabe, donde se ha querido imponer modelos de transición pactadas al más puro estilo español. Treinta años después, los límites de la transición española siguen ahí. Y eso incluye también los límites del Estado del Bienestar español (siempre a la cola en la UE-15 en cuanto a gasto social, por ejemplo).

Dicho esto, pero muy ligado, habría tres factores que explican el surgimiento del “estallido” del 15-M. O, al menos, tres argumentos que lo sustentan: una voluntad democratizadora, unos anhelos de justicia social y, ambos, en estrecha conexión con la crisis económica que tan fuertemente está castigando al pueblo trabajador.

La voluntad democratizadora se conecta con los límites del modelo político español, con  el bipartidismo, con un sistema de partidos heredero de las ventajas que les ofrece el régimen constitucional, la crisis de soberanía de la política en detrimento de los mercados y de los grandes capitales, etc.

Los deseos de justicia social hacen referencia, precisamente, a este menguante Estado del Bienestar. El 15-M ha movilizado, como actor principal, a una juventud que es consciente de que sus condiciones materiales de existencia van a ser peor que las de la generación de sus padres. Las tasas de desempleo (hasta el 45%) y de precariedad, el imposible acceso a la vivienda, las nulas expectativas vitales etc. han sido elementos potencialmente movilizadores. Esta precariedad estructural a la que se ha condenado a la juventud explica también la importancia cuantitativa y cualitativa de la incorporación de jóvenes, hasta entonces desmovilizados, a una dinámica abierta de movilización.

Y luego está, por último, la cuestión de la crisis sistémica que, en el caso español, ha barrido con toda una visión del modelo de desarrollo basado en la financiación de la economía, el efecto riqueza de las clases medias y la burbuja inmobiliaria. El impacto de la crisis ha sido demoledor para millones de familias y eso ha ido generando, de forma larvada, un caldo de cultivo para el malestar y la indignación. Que eso estallara en algún momento parecía evidente. Estaba por ver cuándo y en qué formas se expresaba. De hecho, lo que habría que preguntarse es por qué ha tardado tanto en producirse.

En este sentido, lo que está pasando en algunos países europeos sometidos al chantaje y los ajustes del FMI y la UE no es muy diferente de lo que se produjo en décadas anteriores en América Latina. Salvando las distancias, obviamente, pero sí que hay un cierto paralelismo en el modelo de intervención de los mercados y en una pérdida de derechos sociales y de distribución de la riqueza y de las oportunidades que hace inevitable que la gente se revuelva contra las políticas de recortes que se les quiere imponer.

Por tanto, las condiciones objetivas para la movilización estaban dadas. Faltaban las chispas, las señales para convertir la indignación silenciosa en movilización. Y algo de eso llegó desde los países árabes. Eso fue una señal de que era posible resistir. La influencia de esos procesos no es desdeñable (basta fijarse en repertorios del movimiento como la toma de las plazas públicas). Eso, el éxito de la convocatoria del 15-M y la represión policial de los primeros días ejercieron de facilitadores para articular una respuesta colectiva y masiva que fue tomando forma a un ritmo espectacular. Continua llegint


El 19J como prueba de la dimensión del nuevo movimiento. (14M+15M+Acampadabcn) # = ?

 

Habrá que hablar con calma de la aparición de un nuevo movimiento social. Pero parece que hay elementos más que suficientes para el análisis en esa dirección. Hoy 19 de junio por la mañana únicamente quería proponer una reflexión. En el último mes han pasado muchas cosas. Hace cuatro fines de semana muchos de nosotros participamos, en Barcelona, de las convocatorias del 14M y el 15M. Convocatorias que teniendo un fondo común no llamaron a las mismas personas. Las dos fueron numerosas. La primera, contra los recortes de la Generalitat, por la presencia activa de las organizaciones sindicales, tanto las que son denominadas por los medios de comunicación masivos como mayoritarias y las que presentan como minoritarias. La del 15M (convocada por Democracia Real Ya, Juventud sin futuro…) fue una sorpresa y un misterio para muchos que llevó a gran cantidad de personas, no tantas como el día anterior, pero con algunos perfiles poco presentes y con una media de edad muy baja. 

Aquel fin de semana las convocatorias no podían ser unitarias. Para empezar porque muchos ni se conocían, algunos no sabían ni de la existencia de los otros. Hoy eso ya ha empezado a cambiar. La Acampadabcn ha hecho mucho en favor de ese conocimiento, de la agregación, de la difusión de la contestación. Hoy, mañana del 19J, en Barcelona, podemos pensar que esta tarde se pasará una prueba de la dimensión del movimiento. El análisis de lo vivido en las últimas semanas hace pensar en que esta tarde podremos ver el resultado de una formula: la suma del 14M, más el 15M, más de Acampadabcn. Todo esto se multiplicará, en positivo o negativo por una incógnita (#) que recoge el resultado de la repercusión en el conjunto de la ciudadanía de todo lo vivido, significativamente el 15J. (14M+15M+Acampadabcn)# = ?

Muchas cosas podemos decir antes de ver lo que ocurrirá en las calles de Barcelona, y de tantas otras localidades. Una de ellas, seguramente las más importante, es que sectores que representan realidades muy diversas están más cerca de confluir. Eso permite trabajar con mayor capacidad de recursos e incidencia y que las ideas que se están expresando centradas en los orígenes y consecuencias de la crisis, en las formas de participación ciudadana, en las políticas de recortes y reforma del estado del bienestar concretadas en la propuesta de los nuevos presupuestos de la Generalitat y la llamada ley omnibus, en las prácticas del sector bancario… Habrá tiempo para el análisis. Hay muchos elementos que anuncian esta confluencia. Esperemos, no obstante, a ver como se va realizando. Hoy en la calle, por ejemplo.