Author Archives: cemsmoviments

Els moviments socials a la Transició i avui

Enric Prat i Arcadi Oliveres són entrevistats en el programa “El Vespre a la 2″ (dilluns 24 de març) dedicat als moviments socials. En el programa també s’emet un reportatge enregistrat amb entrevistes a membres dels Iaioflautas i Jordi Mir Garcia.

Nota: l’enllaç directe hauria de ser http://www.rtve.es/alacarta/videos/vespre-a-la-2/vespre-2-moviments-socials/2466481/ però sembla que no acaba de funcionar en el moment d’editar aquesta entrada. Però es pot veure aquí, directament a la pàgina del programa


Dignitat i mercat

“La Marxa de la Dignitat és per damunt de tot una protesta contra les polítiques neoliberals i d’austeritat dels darrers anys que han comportat un augment flagrant de la desigualtat a l’estat espanyol. També podem veure la mobilització com un clam contra la invasió de la lògica de mercat sobre aspectes que fins fa poc eren aliens al caràcter de mercaderia” Continuar llegint

Article de Marc Sanjaume @marcsanjaume publicat en el bloc El pati descobert @elpatidescobert al Diari Ara 


Hi ha PAH després de l’escrache

Per Joao França

eldiario.es

La Plataforma d’Afectats per la Hipoteca ha començat l’estiu molt activa amb les accions col·lectives de pressió a les entitats bancàries i una nova empenta a l’Obra Social, a pesar d’haver perdut el protagonisme mediàtic que van aconseguir amb la ILP i els escraches.

La dación de José Antonio moviliza a todas las PAH del Estado contra el Banco Popular. /EDU BAYER

“És una llàstima que ja no es facin escraches”, diu la Rosario. Per aquesta afectada participar en les accions de la Plataforma d’Afectats per la Hipoteca és bàsic pel seu estat d’ànim. “Treus tota l’energia, i això et beneficia”, explica. Els escraches li agradaven especialment perquè trobava important dir als diputats quina era la situació que estaven vivint.

Tot i que la PAH hagi abandonat aquest tipus d’accions, la Rosario segueix anant a totes les que fan. El passat divendres, quan van ocupar unes oficines del Banco Popular en suport a un company, tornava cap a casa després de ser desallotjada per la policia, passades les dues de la matinada, acompanyada per la Núria. Des de fa unes setmanes són veïnes a l’edifici ocupat per l’Obra Social de la PAH a Barcelona fa tres setmanes.

Amb l’Obra Social i les accions col·lectives de pressió a les entitats financeres, especialment intenses durant l’últim mes, la PAH mostra que manté la seva força tot i haver perdut part del protagonisme mediàtic assolit amb la Iniciativa Legislativa Popular per la paralització dels desnonaments, la dació en pagament i el lloguer social i la campanya d’escraches que van dur a terme per intentar aconseguir la seva aprovació. Continua llegint


“El sistema agroalimentario está enfermo”

Entrevista a Esther Vivas, investigadora en políticas agrícolas y alimentarias

Eduard Palomares | El Periódico

evepg

 

Esther Vivas es periodista, socióloga, investigadora en políticas agrícolas y vegetariana. Pero, sobre todo, es activista. Ligada a los movimientos sociales desde finales de los 90, su voz se ha escuchado en las principales protestas ciudadanas, desde la oposición a la guerra de Irak hasta el movimiento 15-M. Incluso se presentó a las pasadas elecciones generales como cabeza de lista de la formación Izquierda Anticapitalista.

Representante de una nueva izquierda surgida del trabajo de base y sin condicionantes históricos, reivindica transformar un sistema económico que genera desigualdades y ha ocasionado una crisis brutal que más bien es una estafa. Un modelo que también tiene su traslación a la forma que tenemos de alimentarnos. “No puede existir un modelo agroalimentario sostenible social y medioambientalmente si no cambiamos el marco general, ya que el capitalismo antepone los intereses individuales de unos pocos a los intereses colectivos”. Continua llegint


Del Foro Social Mundial a las Revuetas Árabes

Hoy os dejamos la crónica que nuestra compañera Esther Vivas escribió para el diario Público sobre el Foro Social Mundial celebrado en Túnez la semana pasada.

 

Por Esther Vivas

Túnez, la cuna de las revueltas en el mundo árabe, acoge desde hoy y hasta el sábado la celebración del Foro Social Mundial (FSM), el encuentro internacional más importante de movimientos y organizaciones sociales. Y no es casualidad. Los promotores del FSM escogieron dicho país como referente de la Primavera árabe, que dio lugar a la emergencia de nuevos movimientos de contestación no sólo en el norte de África y Oriente Medio sino que “contaminó”, también, el Sur de Europa, especialmente con los indignados en el Estado español, hasta el movimiento occupier en Estados Unidos.

Un nuevo ciclo de protesta que golpeó con fuerza la escena internacional, marcada por la crisis sistémica, y, en particular, los países de la periferia de la Unión Europea sujetos a unas duras medidas de ajuste, recortes y endeudamiento. La Primavera árabe fue un aliento de aire fresco en la larga noche de la crisis, que permitió recuperar la confianza en la acción colectiva, en el “nosotros”. En enero del 2011, Ben Alí, presidente de Túnez, abandonaba el país por la presión de la calle. Un mes más tarde, febrero del 2011, se repetía la historia, Hosni Mubarak, presidente de Egipto, renunciaba y dimitía de su cargo forzado por la movilización social. El mundo árabe, tantas veces estigmatizado desde Occidente, nos daba una lección de democracia. Continua llegint


La protesta llama a su puerta. Sobre los “escraches” de la PAH

Hoy os dejamos un reportaje publicado este fin de semana en el diario “El País” sobre los “escraches” y las últimas acciones de protesta de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) ante el rechazo de algunos políticos de la Iniciativa Legislativa Popular (ILP) por la dación en pago. Con la participación, entre otros investigadores, de los compañeros Jordi Mir y Esther Vivas.

“La protesta llama a su puerta” . Diario El País, 23/03/2013

1363986241_412309_1363986796_noticia_normal


El model agrícola actual genera fam, pobresa i desigualtats. No funciona.

Per Esther Vivas

Entrevista a l’Art&Teca, conduït pel periodista Andreu Viñas i el cuiner Isma Prados, a Ràdio4 RNE.
fam

El món té set perquè tenim gana. És una frase que il.lustra la realitat de la situació. I mantenir-se al marge ja és posicionar-se. Quan parlem de la producció i el consum d’aliments hem de parlar, també, del malbaratament alimentari. Avui ens acompanya a l’Art&Teca per parlar d’aquest i altres temes Esther Vivas, periodista i autora de varis llibres com “Del campo al plato” i “Supermercados, no gracias”.

Escoltar l’àudio de l’entrevista aquí.


Huelga de hambre en Telefónica: la dignidad de los que luchan

Por Esther Vivas

La dignidad que rebosa estos días el local del comité de empresa de Telefónica en Barcelona no cabe entre sus cuatro paredes. La dignidad de los que luchan, de los que no se resignan, de los que creen en el nosotros. Una dignidad, que despierta solidaridades múltiples, hecha de compromiso, camaradería y apoyo mutuo. Una dignidad que no nos explican ni en los libros de texto ni en los programas de televisión porque nos quieren ignorantes y huérfanos de afecto.

Dignidad que nos enseñan estos días Marcos, Laurentino, Josep, Carles, Alberto y Garea en huelga de hambre contra las prácticas de una de las principales multinacionales españolas: Telefónica. Y que nos enseñan todos aquellos que están a su lado. Porque su lucha es también la nuestra.

Nueve días en huelga de hambre, y los que seguirán, para exigir la readmisión del compañero Marcos, uno de los huelguistas, despedido tras un período de baja médica justificada y a pesar de haber ganado dos juicios que consideraban dicho despido nulo e improcedente. Una huelga de hambre para que Telefónica escuche a sus trabajadores y respete sus derechos.

¿Por qué luchar? Se lucha por dignidad, libertad y justicia. Se lucha por el de al lado sin esperar nada a cambio. Luchar por los otros es luchar por nosotros mismos. Y, ¿qué pueden conseguir seis trabajadores frente a un gigante como Telefónica? Apoyo, solidaridad, eco social, movilización. Y así lo están demostrando, rompiendo parcialmente el cerco mediático de la empresa, ocupando las redes sociales con hashtags como #MovistarNosFunde, trending topic este sábado, y llenando actos de apoyo con centenares de personas. “Compartida la vida es más” rezaba un anuncio de Movistar… Nunca mejor dicho.

Ellos nos demuestran que “otro sindicalismo es posible”. Un sindicalismo que sale a la calle, leal con los trabajadores, que no claudica, ni busca concertaciones por arriba. Un sindicalismo que acampó en pl. Catalunya con los indignados, que ya antes hace años se sumó al movimiento antiglobalización y que siempre ha buscado alianzas más allá de la empresa. Ese sindicalismo que tanto necesitamos. Y que ellos nos enseñan que existe. El día 14N, en la Huelga General, estaremos al lado de los huelguistas de Telefónica. Con más sindicalistas como ellos no tendríamos una huelga general de 24 horas sino muchas más.

La imagen pública es lo que más valoran las firmas multinacionales. Les preocupa tener una fachada impecable para que no se vea lo sucio que está su interior. Telefónica poseerá miles de millones, podrá comprar a quién quiera y lo que quiera. Pero ni todos los anuncios del mundo podrán esconder la realidad. Una empresa que en el 2010 acumuló ganancias récord de más de diez mil millones de euros, la compañía española con mayores beneficios anuales de la historia, y que un año después anunció que tenía que despedir al 20% de su plantilla en los siguientes tres años debido a la crisis. La historia de Telefónica nos muestra a la perfección la gran estafa de la crisis y el robo al que estamos sometidos.

Marcos, Laurentino, Josep, Carles, Alberto y Garea y todo el equipo de apoyo a la huelga de hambre en Telefónica nos dan estos días una lección de dignidad. Una dignidad que no se puede comprar, porque no tiene precio. La dignidad de quienes saben que sólo luchando podremos ganar el futuro.

*Artículo publicado en Público, 13/10/2012.


#25S: al rescate de la democracia

Por Esther Vivas

Imagen“Le llaman democracia y no lo es” se ha gritado reiteradamente en plazas, manifestaciones… Y a medida que el tiempo pasa dicha consigna cobra aún más, si cabe, todo su sentido. La estigmatización y la represión contra aquellos que luchan por sus derechos en la calle no ha hecho sino intensificarse en los últimos tiempos. A más crisis, más apoyo popular a quienes protestan, más criminalización y más mano dura. Las ansias de libertad parecen estar reñidas con la actual “democracia”.

Y estos últimos días han sido buena prueba de ello. El sábado 15, cuatro activistas fueron detenidos en la manifestación contra los recortes en Madrid. ¿Cuál era su delito? Llevar una pancarta con la consigna: “25S Rodea el Congreso”. Al día siguiente, dos furgones policiales identificaron a decenas de personas en el parque del Retiro. ¿Motivo? Participar en una asamblea preparatoria de dicha acción. Cinco días después, algunos de estos activistas eran acusados de delito contra altos organismos de la nación, enfrentándose a penas de hasta un año de cárcel.

Pero, ¿qué objetivos tiene la acción #25S Rodea el Congreso? Su manifiesto lo deja claro: “El próximo 25 de septiembre rodearemos el Congreso de los Diputados para rescatarlo de un secuestro que ha convertido a esta institución en un órgano superfluo. Un secuestro de la soberanía popular llevado a cabo por la Troika y los mercados financieros y ejecutado con el consentimiento y la colaboración de la mayoría de los partidos políticos”. ¿Y cómo será esta acción? Sus organizadores lo han dicho por activa y por pasiva: “No violenta”. Entonces,  ¿a qué temen quienes dictan estas medidas policiales? ¿A la violencia –a partir de la cual justifican dichas operaciones– o a la libertad de expresión?

Y es que como leía hace unos meses en un centro social: “Cuando los de abajo se mueven, los de arriba se tambalean”. Cuanta verdad. El miedo, ni que sea parcialmente, ha empezado a cambiar de bando. Las medidas represivas, como las anteriormente citadas, muestran el miedo de los que ejercen el poder. El miedo a que la gente se levante, se organice, se exprese libremente, luche contra la injusticia. El miedo de unos pocos a los muchos. Continua llegint


Grupos de consumo: otra agricultura y alimentación es posible

Por Esther Vivas

¿Qué comemos? ¿De dónde viene aquello que consumimos? ¿Cómo se ha producido? Son algunas de las cuestiones que preocupan cada día más a una parte significativa de personas. Frente al empobrecimiento del campesinado, la perdida de agrodiversidad, los escándalos alimentarios… son muchos quienes reivindican recuperar la capacidad de decidir sobre las políticas agrícolas y alimentarias.

Por este motivo, no nos debería de sorprender que en los últimos años se hayan multiplicado en el Estado español las experiencias que, desde la auto-organización social, promueven modelos de consumo alternativos a los convencionales, que dan la espalda a los supermercados y que apuestan por “otro consumo” basado en unos criterios de justicia social y ecológica.

Son los llamados grupos de consumo agroecológico, personas de un barrio o de una ciudad que se ponen de acuerdo para comprar conjuntamente y adquirir productos y alimentos de proximidad, agroecológicos, de temporada y campesinos, estableciendo una relación directa de compra con un o varios agricultores locales. Se trata de iniciativas que apuestan por una manera de consumir alternativa, creando alianzas entre el campo y la ciudad y construyendo espacios de solidaridad mutua en las urbes.

Las primeras experiencias de este tipo en el Estado español surgieron a finales de los años 80 y comienzos de los 90, especialmente en Andalucía y Catalunya. Y a partir de principios de los 2000, se multiplicaron y aumentaron en todo el territorio, a raíz del poso dejado por el movimiento “antiglobalización” y por el auge de los escándalos alimentarios.

Hoy resulta difícil señalar cuantos grupos y cooperativas existen, ya que a pesar de que algunas de ellas están formalmente constituidas como cooperativas o asociaciones, muchas otras no están formalmente registradas. En Catalunya, algunas de éstas se coordinan en la Coordinadora Catalana d’Organitzacions de Consumidors de Procutes Ecològics (Ecoconsum); en Andalucía en la Federación Andaluza de Consumidores y Productores Ecológicos (FACPE); en Galicia en la Rede Galega de Consumo Responsable; y en Aragón en EcoRedAragón.

Hay, también, distintos modelos. Algunas integran en su seno a consumidores y a campesinos, quienes planifican conjuntamente la producción agrícola y los primeros colaboran puntualmente en las tareas del campo, mientras que otras están formadas únicamente por consumidores, quienes establecen una relación directa con los campesinos. Hay modelos llamados de “cestas abiertas”, donde cada consumidor puede pedir periódicamente aquellos productos que necesita de un listado de alimentos de temporada que le ofrece el campesino, y hay otros formatos de “cestas cerradas”, donde el consumidor recibe periódicamente una cesta con productos de la huerta de su proveedor.

Pero a pesar de algunas diferencias, los grupos y cooperativas de consumo agroecológico son experiencias que buscan devolver la capacidad de decidir sobre aquello que comemos a las personas y que defienden un modelo de agricultura de proximidad y campesina. En definitiva, un modelo de consumo que rechaza el actual sistema agrícola y alimentario, monopolizado por un puñado de multinacionales de la agroindustria que anteponen sus intereses particulares, de hacer negocio, a las necesidades alimentarias de las personas y al respeto al ecosistema.

Grupos de consumo, movilización social y cambios políticos, la clave para otro modelo de agricultura y alimentación.

*Artículo publicado en El Periódico Gourmet’s, 17/07/2012.