Tag Archives: Marx / marxisme(s)

Fetiches en crisis terminal

Recomiendo la lectura de un esclarecedor artículo de Atilio Borón (politólogo argentino) sobre las ideas clásicas del marxismo y el desgarramiento actual del principal velo con el cual el sistema burgués ha ocultado sus crímenes día tras día: la famosa “igualdad”, tanto en nuestra condición de ciudadanxs como en la de propietarixs de mercancías, en la cual se basan la “justicia” y el “legítimo contrato” de nuestros yugos.


La tierra, los indios y el campo

«En una entrevista radial que le hice hace unos meses a Joao Pedro Stédile, el líder de los Sin Tierra brasileños, él adhería con vehemencia al “relato nuevo”. Por un lado, desde hace una década, las reivindicaciones de los pueblos originarios han ido confluyendo en la región con la defensa de la soberanía medioambiental, y por el otro, esa soberanía sobre los recursos naturales es uno de los más grandes desafíos al capitalismo globalizado. Pensadores del Foro Social Mundial como Leonardo Boff o Boaventura de Sousa Santos han coincidido en que la pelea será posible si la estrategia es regional. La ecuación es sencilla: las corporaciones multinacionales que operan sobre esos recursos, desgastándolos, avasallándolos, no pueden ser reguladas por cada Estado individualmente, sino con parámetros comunes de defensa regional. Tal es su fuerza y tal debe ser la que se les oponga, no para que “desinviertan”, que es el cuco que sobreviene cada vez que un Estado se planta frente a la “iniciativa privada”, sino para que las inversiones que lleguen y los puestos de trabajo que creen encajen en el verosímil del desarrollo sustentable.

Sustraerles a las corporaciones su carácter de impunidad transnacional es casi una obligación de cualquier gobierno decente. La región guarda en sí, además, recursos vitales como el agua, el petróleo, la Amazonia, el pulmón del planeta y, obviamente, también la tierra, el territorio.

Los Sin Tierra brasileños son la organización social más grande de América latina y una de las más antiguas. Hace 26 años que pelean ese Gran Tema Latinoamericano: la tierra. Lo que estaba en el origen. La palabra no sólo remite a los pueblos nativos, sino también a la acumulación originaria de la que hablaba Marx. La tierra fue la materia de la acumulación originaria del capitalismo latinoamericano. Nuestras elites hicieron su acumulación originaria de hectáreas sobre el aplastamiento de esos pueblos.

Stédile –un economista marxista pero de raíz cristiana– indicaba además que la defensa medioambiental había cambiado en los últimos años la lucha de los Sin Tierra, tradicionalmente conocidos por sus tomas y ocupaciones. Han peleado más de dos décadas por una reforma agraria que, tal como la pensaban, ya no sirve. Los agronegocios y los monocultivos los llevan del territorio a la política: “¿Para qué queremos pelear por tierras que estarán muertas? Nuestra lucha hoy es por la tierra pero también contra los agrotóxicos y el modo de producción a gran escala”, decía Stédile.

En los ’90, el capitalismo terrateniente, responsable de la cualidad “bananera”, que tan bien combina mariachis con sangre, comenzó a ser un capitalismo arrendatario que se entrega y marca tendencia económica para abrirle paso a las corporaciones trasnacionales. Eso dejó atrás la vieja y amable idea de la “ecología”, para dar paso a otro ítem, de un entramado de intereses muy profundo y difícil de desarmar. Hay vastos sectores en todos los países del Cono Sur que han construido sus sistemas de supervivencia económica en dependencia con esas corporaciones.

Si algo caracteriza esta era de decadencia neoliberal es su doble faz, inhumana en sus dos caras: la tendencia a escindirse de la economía real y fugarse hacia la especulación financiera sin patria ni bandera y, por otro lado, la obstinación, el fanatismo por una producción a gran escala que está destruyendo rápidamente el planeta. Los ’90 permitieron que todo aquello que en materia de protección ambiental no puede hacerse ni en Estados Unidos ni en Europa, viniera a hacerse a América latina. La corporación de capitales norteamericanos y españoles que en 2009 fue sospechada de haber generado los primeros brotes de gripe A, surgidos en el borde de una gigantesca laguna en la que yacen miles de cadáveres de cerdos, había dejado de operar en Estados Unidos después de tener que pagar multas millonarias. México la recibió con los brazos abiertos: llegaba para “crear fuentes de trabajo”. Entre otras cosas, para eso existe el ALCA, un proyecto de puro vasallaje.

Desde hace cinco siglos los pueblos originarios reclaman sus derechos sobre los recursos naturales. Que les fueron y les son salvajemente arrebatados es algo fuera de duda. Lo que ha cambiado es el papel de los pueblos originarios, y ese nuevo rol los coloca en otro lugar del paradigma: son los antagonistas, ahora, no de los colonizadores españoles, sino los de las corporaciones que vienen operando en la región sin los controles estatales que sí rigen en sus países madre. […]»

Sandra Russo

(Publicado en Página/12 el sábado 22 de enero de 2011. Ver artículo completo)


Brevísima contribución a la crítica de la economía apolítica

Si dejamos a un lado algunos escritos de Marx correspondientes a la última etapa de su producción y de su vida, en los cuales se entrevé tanto la posibilidad de que el capitalismo no sea un paso obligado hacia al socialismo, como el peligro de los “coqueteos” con la filosofía teleológica de la historia, puede afirmarse que todas sus obras más difundidas están atravesadas por una tensión dada por la postulación simultánea (e implícita) de dos motores de la historia que no presentan el mismo peso teórico y que, a mi parecer, tampoco forman necesariamente una unidad (ni “dialéctica” ni de ningún otro tipo). En primer lugar Marx destaca el desarrollo de las fuerzas productivas como impulso histórico ciego y objetivo que fatalmente altera y acaba por revolucionar las relaciones de producción que lo limitan. Y sólo luego, en un segundo lugar, y subordinado a ese primer motor, encontramos el otro: la lucha de clases en tanto contribución voluntaria de los sujetos a facilitar u obstaculizar esa marcha progresiva –imparable “en última instancia”– hacia una nueva formación social en donde la productividad alcanzará su máximo nivel y su mayor racionalidad distributiva: el comunismo. Otra forma de expresar el mismo problema fundamental del pensamiento de Marx sería la siguiente: para él la economía condiciona a la política como algo distinto de ella. Todo esto queda reflejado perfectamente en el famoso “Prólogo” de la Contribución a la Crítica de la Economía Política (1859). Para Marx, la “contradicción” o el conflicto fundamental que mueve la historia humana no es de naturaleza política sino puramente económica. Lo que “en última instancia” acaba por modificar y reconfigurar las formas sociales es el ciego e impersonal desarrollo de las fuerzas productivas que hace saltar las relaciones de producción a medida que le van quedando pequeñas: he ahí el primerísimo “sujeto” o motor de la historia. La política, pues, no desempeña aquí ningún papel primordial, sino sólo el rol secundario de acelerar o ralentizar ese proceso histórico de transformación social que tiene lugar fuera de ella. Continua llegint


%d bloggers like this: