Author Archives: cristinabasili

Lecciones de democracia

Después de una larga era de manipulación y propaganda, despierta la cultura política italiana. Un viento nuevo y democrático sopla en el país. El activismo de los movimientos sociales y de las asociaciones ciudadanas ha protagonizado la campaña a favor del referendum del 12 y 13 de junio, que ha dejado abolidas la privatización del servicio de suministro del agua y el encarecimiento de tarifas, el programa nuclear y la ley del legítimo impedimento, que permitía a Berlusconi aducir empeños institucionales para no presentarse a sus juicios. En contra a una política de la privatización de los bienes comunes y de la idolatría del mercado, del individualismo y del consumo. Por quien quiera saber más, un buen artículo de Miguel Mora: http://www.elpais.com/articulo/internacional/italianos/ensenan/salida/Berlusconi/elpepiint/20110614elpepiint_1/Tes


Entrevista a Eduardo Galeano

Uno de los más grandes escritores contemporáneos habla, desde Barcelona, sobre política, economía, literatura y spanish revolution, y nos recuerda que «el mundo está dividido entre los indignos y los indignados»:  http://vimeo.com/24181190


Algunas reflexiones sobre lo que está pasando: elecciones y movimientos

«Si hubiera un pueblo de dioses, se gobernaría democráticamente»

J.-J- Rousseau

Lo que está pasando en España en este momento tiene algunas analogías con lo que pasó en Italia hace algunos años: puede ser que valga la pena averiguarlas. La crisis económica y social, despertando, frente al miedo de la pérdida y de la inseguridad, los instintos biológicos de los ciudadanos, dio fuerza a aquellos partidos que rivendican una política de la preservación: una perversión, sino un destino, de una democracia entendida como conservación y no difusión de las conquistas sociales. La emergencia de lo que se podría llamar el nivel “animal” de la política está confirmado por el carácter regional y provincial de las reivendicaciones de estos partidos: una reacción territorial y xenófoba que conlleva una pérdida de sentido común, en dirección de la protección de los que se pretende una defensa de los derechos individuales. Una descalificación de las capacidades de adaptación y emancipación de la acción política que aprovecha de la desconfianza en las institutiones del Estado y de la incapacidad de las clases dirigentes, en particular socialdemócratas. De aquí el giro a la derecha que sacude toda Europa. Frente a esta situación, los ciudadanos que todavía conservan, a pesar de todo, un instinto común solo han podido volver a la calle: reclamar el valor de una política de los movimientos – de los ciudadanos, de la solidariedad – más allá de los partidos. Continua llegint