“Los okupas son los que no quieren pagar” ¿El #edifici15o contribuirá a ganar el debate de la legitimidad de la ocupación?

Text en català

Al final de la manifestación vivida en Barcelona el 15 de octubre los organizadores habían preparado tres actuaciones. Con la consigna “De la indignación a la acción”, se buscaba hacer una acto de contestación que fuera más allá de la marcha habitual. Tres eran las opciones posibles asociadas a tres de los ámbitos que generan mayor preocupación y contestación: educación, sanidad y vivienda. Las personas que optaron por la acción de vivienda abandonaron el Arco de Triumfo, punto final de la manifestación, para dirigirse a Nou Barris, a la calle Almagro numero 2-4. Allí, un edificio de pisos no vendidos desde su construcción hará unos cinco años había sido ocupado con el objetivo de facilitar viviendas a diez familias que han sido desahuciadas de las suyas por no poder pagar los elevados gastos que les suponen. La misma noche del sábado llegaron los primeros habitantes y se empezaron a acondicionar los pisos. La acción organizada por diferentes colectivos vinculados al 15-M, entre ellos la asociación 500×20, había sido un éxito.

“Los okupas son los que no quieren pagar”. Con estas palabras uno de los nuevos inquilinos del edificio parecía intentar diferenciarse de la presentación que los medios estaban haciendo de ellos. Esta persona insistía que ella estaba dispuesta a pagar por un piso, pero el precio debía ser accesible. La ocupación está tan mal vista en grandes sectores de nuestra sociedad que incluso una persona que puede acceder a un nuevo piso gracias a las organizaciones y colectivos que han optado por este tipo de actuación, por ocuparlos, no reconoce su importancia y quiere desmarcarse.

Después de la huelga general del 29 de septiembre de 2010, en una entrevista radiofónica en Radio L’Hospitalet, me preguntaban por antisistemas, okupas y radicales. Un reportaje recogía las respuestas de diferentes personas abordados en las calle por un reportero de la emisora y preguntados sobre “los okupas”. Las intervenciones fueron coincidentes, no era admisible que unas personas pudieran venir y quedarse con tu casa. “Tantos años pagando la hipoteca para que me vaya de vacaciones y me quede sin casa”. Resulta difícil pensar como se habrá construido esta imagen de las personas que optan por la ocupación. Pero resultaba entristecedor escuchar a personas humildes, que seguramente han tenido, o tienen, dificultades para disponer de una vivienda, con tanta preocupación por un temor que podríamos acordar totalmente infundado. La misma tristeza se podría experimentar al escuchar esta descalificación de los ocupas provinente de alguien que forma parte de una de las okupaciones más emblemáticas de las realizadas en Barcelona.

¿La ocupación podrá ganar la legitimidad que todavía no tiene después de la intervención en el #edifici15o de la calle Almagro? Alguien contestaría que dependerá de la ocupación, puede ser. Pero seguramente no será solo eso. Parece que continuamos necesitando hablar de legitimidad y legalidad. Tenemos ejemplos cercanos en tiempo y geografía, a Almagro 2-4, que muestran el poder que da la legitimidad y como aparecerá si el proyecto vinculado a la ocupación responde a las necesidades de la sociedad más allá de las del propio colectivo ocupa o de los ideales del movimiento. Un ejemplo es Kukutza III y su vinculación con el barrio de Rekalde y el conjunto de Bilbao. Otro ejemplo, en el mismo Nou Barris, es el Ateneu Popular de Nou Barris que surgió de la ocupación de la antigua Planta Asfálitica. Conviene profundizar en estos casos. La ocupación de estos espacios, Almagro 2-4 incluido, supone una construcción de alternativas más allá de la muestra de descontento. De manera autónoma se cambian las cosas, se hace para resolver problemas de la sociedad, se ayuda a aquellas personas que lo necesitan y se denuncian injusticias. Se debe resolver qué ocurre con la propiedad del espacio ocupado, pero opciones al respecto hay bastantes consiguiendo que nadie pierda y los más ganen ¿Será suficiente esta manera de hacer para que la ocupación gane legitimidad en el conjunto de la sociedad? La legalidad depende de las leyes, puede cambiar. Pero la legitimidad es otra cosa.

Text en català

Anuncis

One response to ““Los okupas son los que no quieren pagar” ¿El #edifici15o contribuirá a ganar el debate de la legitimidad de la ocupación?

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s