Pasolini e la inmigración

Pasolini escribió “Alì dagli occhi azzurri”, y contaba que un día llegarían millares de inmigrantes africanos y “bajarán del cielo para expropiar y para enseñar a los compañeros obreros la alegría de la vida, para enseñar a los burgueses la alegría de la libertad, para enseñar a los cristianos la alegría de la muerte. Destruirán Roma y encima de sus ruinas pondrán el germen de la historia antigua. Luego, con el papa y todos los sacramentos, irán, como gitanos hacia el norte, con las banderas rojas de Trotski”.

Es un momento histórico en el que hay que reflexionar mucho.

El miércoles a las 4 de la mañana, un barco de 300 personas inmigrantes que querían llegar a Italia, se volc y murieron 249 personas.

Europa está enseñando su cara más verdadera. Europa es muy humanitaria cuando tiene que promover “misiones de paz” para importar falsa democracia, es muy humanitaria cuando crea las cooperaciones con los países pobres, es humanitaria hasta cuando les roba descaradamente.

Sin embargo, en el momento en que podría demostrar realmente su voluntad humanitaria, en su casa, se echa atrás con disgusto y miedo. Sin embargo este sería el momento de hacer algo realmente bueno, cuando millares y millares de inmigrantes del norte de África han llegado y están llegando a Italia, para huir de guerras y hambre o aún sólo por una esperanza de vida mejor (pobres ilusionados!).

El plan estratégico de la área Schengen nunca ha sido tan evidente como en este momento, cuando ningún país europeo quiere encargarse de la emergencia inmigrantes, y mira a las condiciones horribles de esta gente desesperada, sin hacer nada y negando cualquier ayuda.

Después de siglos de esclavitud, después de años de explotación, Europa no quiere encargarse de un problema que ella misma ha provocado y se encierra en sus casas bonitas, en alerta si alguien pasa la frontera.

Por qué Europa gasta millares de euros para sus planes humanitarios en los países del tercer mundo, montando cualquier tipo de Ong, y luego cuando por fin puede ayudarlos personalmente y en su propia casa se tira atrás?

Lampedusa es una pequeña isla de Sicilia. Allí hay un centro de acogida para inmigrantes que ya está casi para explotar. Si el centro puede hospedar hasta 2. 500 personas, el número de inmigrantes ha llegado a 15.000. Puesto que, por supuesto, no caben, los africanos se acampan donde pueden. Igualmente, no hay muchas diferencias entre el centro de acogida y las tiendas montadas alrededor de la isla: la gente no tiene agua para limpiarse, la comida es muy poca para todos, las condiciones de vida son tan horrible que Médicos sin fronteras ha dicho que ésas son peores que en cualquier sitio de África misma.

Por qué si los habitantes de Lampedusa proponen sus hogares para acoger los inmigrantes, el estado italiano rechaza esta posibilidad? Por qué los dejan allí, humillados y muertos de hambre?

Berlusconi fue a Lampedusa y prometió barcos para que los inmigrantes pudieran irse de allí y “redistribuirse” por todo el país. Por supuesto no lo hizo, y no olvidó de hacer unos de su chistes, definiendo esta situación lo “tsunami humano”. Qué falta de respecto por los del norte de Africa, para el Japón que ha tenido uno tsunami de verdad, y por la naturaleza misma que se ve ahora comparada con los masacres (innaturales) de los humanos.

Berlusconi intentó también resolver la situación utilizando el único medio que la Europa entera conoce: el dinero. Esta gentuza está tan acostumbrada a comprarlo todo, hasta la gente y el humanitarismo, que le parece normal y justo proponer al gobierno de Túnez ciento millares de euros para recogerse a sus conciudadanos. Túnez dijo qué no, además ellos están ya intentando gestionar otra ola de inmigración de 90. 000 líbicos.

Y el resto de Europa qué opina? Nada, Francia ya ha bloqueado las fronteras.

Y luego llega el tema del racismo. Europa se está transformando en una grande maquina de ultra derecha y lo que quedaba de una aparente solidariedad, está desapareciendo en la nada.

En Italia los inmigrantes son definidos “clandestinos”. Sin proceso, están ya condenados. Los políticos, los banqueros y todos los que cada día nos roban el futuro no serán procesados, nadie dirá que son culpables de horribles delitos. Los inmigrantes, en cambio, son todos clandestinos y no merecen nada más que descontar su pena, la de haber nacido en países explotados por Europa y Estados Unidos.

Y si las cosas cambiaran, y si Pasolini hubiera visto más allá, y estos hombres que hoy luchan para la supervivencia, un día se levantaran y lucharan para propios derechos en la casa del padrón, tal vez llevando la bandera de Trotski?

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s